el segundo rostro

Él era un tío, como decirlo, normalito, igual que los demás de su edad; lo que le diferenciaba eran sus zapatos talla 50, su pelo de color rojo blanquecino y sus 2 metros y pico de altura; y claro, su capacidad para sacar provecho de situaciones adversas; vivía en mundo de “enanos”, donde la dificultad para pasar por las puertas era algo casi diario; ya harto de tener siempre los brazos colgados fuera del colchón y la sensación de que el planeta estuviera en una escala reducida, empezó a cambiar el mundo que compartía con su novia; puso otros 2 colchones encima del existente y pasó a llevarla sobre sus brazos a la cama; las plantas ahora las tenían colgadas del techo y también dispuestas por el suelo, y sacaban largas horas los domingos para cuidarlas; sus nuevos besos apasionados eran exhibidos en cualquier espacio de la casa, ella a veces sentada encima de la nevera, el a veces en cuclillas sobre el sofá;  empezaron a experimentar el confort divido, la comodidad a medida; lo que más le gustaba a él: tumbarse en el suelo con la cabeza perfectamente encajada entre sus muslos; a ella, meterse abrazada junto a él en su albornoz morado XL y sentirse como a la espera de la mutación.

companía italiana de muebles antidiva . sofa “micama” . www.antidiva.it

.

cocoon coat . giambattista valli, preen and kenzo

.

the cocooning rooms . hotel holos . sevilla . http://www.cocooning.es/

Anuncios

3 comentarios en “el segundo rostro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s