Los desastres cotidianos

Hoy por la mañana, mientras desayunaba, veía las noticias en la tele, lo más destacado era las inundaciones que asolan Europa y aún más los terremotos en Chile, otra tragedia en menos de 1 mes después de los 300.000 muertos en Haití.

Me acordé que cuando era niña me encantaba la idea de una pequeña catástrofe, bueno, en la cabeza de un crío las cosas son muy fantasiosas y alegres. Me imaginaba que un día mi casa estaría inundada de agua, y que yo dormiría en un bote en mi habitación, y seria estupendo ya que en mi casa hacía mucho calor, y además no sería necesario ducharse porque me iría a la escuela nadando ¡Que guay! Se lo dije a mi padre, un hombre muy alto y guapo, un pelín callado, pero que siempre me regalaba una sonrisa después de escuchar mis historias exageradas y alucinantes.

Hoy, después de más de 20 años que le conté este cuento de la inundación, ya no me acuerdo su cara, no le he visto en estos últimos 20 años ¿Donde se ha ido? ¿Mis historias ya no le hacen gracia? Esto jamás lo supe, y creo que jamás lo sabré, se calló para siempre, es algo que tengo que lidiar todos los días de mi vida, sin preguntas, sin respuestas.

Cada uno tiene su historia personal, sus inundaciones, incendios o terremotos. Como yo muchos niños y niñas se han enfrentado a sus catástrofes, se volvieron adultos como les fue posible. Pienso que la verdadera tristeza es la de los que, por una catástrofe verdadera, no han podido terminar con sus propios desastres cotidianos.

The Road (John Hillcoat, 2009). El planeta ha sido arrasado por un misterioso cataclismo, y en medio de la desolación un padre y su hijo viajan hacia la costa para buscar un lugar seguro donde asentarse y sobrevivir. Durante su travesía se cruzarán con los pocos seres humanos que quedan, los cuales o bien se han vuelto locos, o se han convertido en caníbales. Frente a esta situación, el padre intenta enseñar a su hijo valores humanos y esperanza en el futuro. Adaptación de la aclamada novela -ganadora del Premio Pulitzer– de Cormac McCarthy (autor de “No es país para viejos“).

.

Fotografía Edward Burtynsky. Expone sus obras en Madrid, en la galería Arnes y Ropke (http://www.galeriaarnesyropke.com/), de 18 de febrero hasta el 5 de mayo de 2010.

El artista recogió los principales sitios donde el hombre ha pasado y ha destrozado la naturaleza. Hay fotos de China, Rusia y Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s