No siempre somos lo que parecemos.

Fue una actriz conocida por su increíble sex appeal, una mujer que conquistó a medio mundo incluso a los hombres más importantes y poderosos del siglo XX, su historia personal incluye abusos sexuales que sufrió en la infancia, matrimonios y divorcios constantes, adicción a pastillas y el entra y sale de instituciones psiquiátricas… en fin, una vida controvertida. Si has pensado en Marilyn Monroe, no te has equivocado.

La estrella del cine muerta hace 50 años, este año, protagoniza un acontecimiento literario: “publica” Fragmentos (Seix Barral), un libro que reúne cartas, notas de diario, recetas de cocina, fotos, poemas y anotaciones. Es difícil imaginarse a la rubia más tonta de todos los tiempos escribiendo poemas, pero siempre me pregunté ¿porque Arthur Miller se casó con ella? O ¿Porque tenía entre sus mejores amigos a gente como Truman Capote y Dylan Thomas? Su biblioteca personal era compuesta de más 400 títulos, entre ellos Kerouac, Proust y Joyce, sus favoritos, solía decir. En el principio de su carrera renunciaba a las fiestas de sus primeras películas por ir a clases nocturnas en la Universidad. Creo que esta información no era de todo conocida por el público en general.

El prólogo escrito por Antonio Tabucchi nos aclara: “La imagen que Marilyn Monroe ha dejado de sí misma en el mundo de las imágenes esconde un alma que pocos sospechaban… Este libro, con todos sus documentos inéditos, nos revela la complejidad del alma que se encontraba detrás de la imagen”.

Para mí este libro está siendo un verdadero hallazgo, sus palabras me han tocado profundamente y se muestran muy actuales. Su tema más recurrente es la soledad, de cómo en toda su vida tuvo que enfrentarse sola a todos sus dramas, e incluso sobrellevar el rechazo de su familia, ya que su madre le decía que los abusos sexuales  que sufría eran su culpa, por tener un cuerpo demasiado desarrollado para una niña de su edad (10 años). “La verdad de cada uno es sólo la verdad de cada uno, sólo podemos compartir la parte que, dentro del conocimiento del otro, es aceptable. Estamos solos”, dice. Pues este mismo cuerpo que su madre recriminaba, la hizo famosa y lo usó de la forma que más le apetecía, vivía y experimentaba su sexualidad libremente, se sabe que tuvo romances lésbicos y no tenía puritanismos en la cama. Estas y muchas otras citas e historias vienen a la luz en este libro que desnuda uno de los más famosos mitos del mundo contemporáneo.

“Sé que nunca seré feliz, ¡pero sé que puedo ser muy alegre!”, Marilyn Monroe fotografiada por Richard Avedon.

¿Porque nunca supimos de sus otros talentos? ¿En su época sería imposible ser tan bella y además inteligente? Sería incompatible y no convencería. Creamos etiquetas para todo: la tía buena, el marica, el empollón, el pijo, la ama de casa, la fea, la divorciada, entre otros muchísimos estereotipos que nos sirven únicamente para juzgar a los demás, para clasificar las personas y, sencillamente por falta de interés o por poca generosidad, juzgamos y encajamos a todos en categorías, es más cómodo. ¿Hay un alma en estos estereotipos? No lo sé, pero en el caso de Marilyn la respuesta es clara: si hay alma.

Fragmentos.

.

Anuncios

Un comentario en “No siempre somos lo que parecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s