Carnaval 2011. En busca del disfraz perfecto.

Este finde empiezan las fiestas de carnaval, una manifestación cultural que empezó a ser celebrada hace siglos: “Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5.000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio Romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir del siglo XV”… “La celebración del carnaval más grande del mundo es la de Río de Janeiro, pero muchos otros países tienen importantes celebraciones, como la que se celebra en Italia, en el Carnaval de Venecia, en Colombia con el Carnaval de Barranquilla; en España con el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife y el Carnaval de Cádiz los cuales son además los únicos carnavales españoles en tener la categoría de Fiesta de Interés Turístico Internacional” (de wikipedia). Desde el principio se utilizaba disfraces, pues en estos eventos las personas se libertaban de sus papeles sociales corrientes, y los esclavos podrían jugar a ser reyes y los reyes jugar a ser plebeyos.

El Carnaval de Río de Janeiro, más sensual y catártico, el recatado y elegante Carnaval de Venecia y el Carnaval de Cádiz.

 

Los disfraces inspiran la moda, aquí 3 inspiraciones: el make up artist viridis, que crea un maquillaje diferente para bota y cara; las medias con dibujos y estampas da marca francesa marie antoinette; y el diseñador español-inglés John Galliano, aquí vestido de torero, pues siempre se disfrazaba para la presentación de sus desfiles, hoy dio adiós a la marca Dior, que le echo por comentarios racistas.

En sus teorías de la personalidad Freud intentó explicarnos las características psicológicas fundamentales del ser humano a través del concepto de máscara social, y decía que cada persona lleva en diferentes momentos de su vida diferentes máscaras sociales para poder seguir conviviendo socialmente de forma positiva (la famosa cita “la vida es un carnaval porque todos van disfrazados”, podría haber sido dicho por él, pero es un dicho muy popular ¡desde la época del imperio romano!).

Con la popularización de la vida 2.0, de las relaciones vía internet, las redes sociales y los millares de modos y formas que podemos ser y aparentar sugeridos por la publicidad, se puede decir que toda la vida se basa en la búsqueda del disfraz perfecto en nombre del reconocimiento y identificación con la mayoría, para nos adaptar a las opiniones de los demás. ¿Hasta que punto tenemos que vestir estos disfraces impuestos y sacrificar nuestros propios deseos? ¿En medio de todas estas opiniones y estándares de comportamiento, donde está nuestra personalidad? Sigo buscando mi disfraz…

La portera Reneé, de la película “El Erizo”, lleva mucho tiempo fingiendo ser una mujer común. En un dialogo entre las protagonistas Reneé y la pequeña Paloma, comprendemos todo: “_Tienes el disfraz perfecto”, dice Paloma, y la portera le responde: “_Lo de que ‘me escondo’ de hecho ni siquiera es verdad: apenas me aíslo allí donde no puedan encontrarme”.

Anuncios

Un comentario en “Carnaval 2011. En busca del disfraz perfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s